Navidad, estrés y aceptación.

Más allá de los aspectos religiosos, no todos percibimos la llegada de la navidad como una fecha “para celebrar”.  A muchas personas le genera estrés el sólo hecho de pensar en la cena, en los regalos o en que se tienen que reunir en forma obligada con familiares a los que no ven en todo el año.

Hay otros, como es mi caso, que si bien antiguamente hemos vivido esta fecha con alegría, cambiamos nuestra percepción de la misma a partir de la pérdida de un ser querido y ahora sólo nos conformamos con “disimular” los sentimientos que produce esa ausencia ante  los niños de la familia.

¿Es natural que no aceptemos la muerte de un ser querido? ¿Podrá esa falta de aceptación seguir generándonos malestar más allá del paso del tiempo?

“El duelo es una situación de estrés y su remedio es el tiempo, la aceptación y la contención social, que frecuentemente está ausente en una cultura que tiende cada vez más a negar el fenómeno de la muerte…” (1)

La mayoría de las personas, sostiene Roxana Kreimer,  temen menos estar muertas que pensar en la muerte de los seres queridos. “La muerte de un ser querido es la más parecida a la nuestra, sin ser la nuestra. Así como hemos sido menos educados para los finales que para los comienzos de las cosas, tampoco hemos aprendido a creer que soportaremos las pérdidas.”(ob.cit)

La mencionada autora señala que hemos sido educados menos para la muerte que para el nacimiento, menos para la finalización de las cosas que para su inicio. Por ello aprendemos a conseguir un trabajo y no a ser despedidos, a iniciar una relación de pareja pero no a separarnos, a ser jóvenes pero no a envejecer, etc… y sin embargo, nos señala que el “despedirse” es un arte, quizás de los más arduos, en particular en nuestra cultura en la que ciencia y religión nos han hecho creer que lo eterno es la medida de lo valioso.

¿Será tan así? ¿Algo debe ser “eterno” para que lo apreciemos?

Quizás sea todo lo contrario. Si pudiéramos descartar la idea que nosotros, nuestra felicidad, nuestra salud y todas las personas que queremos durarán por siempre  convenciéndonos realmente de la “fragilidad” y  “transitoriedad” de todo lo que tenemos, incluida nuestra propia vida, podremos valorar y vivir mucho más intensamente lo que nos toca.

En definitiva, esta falta de aceptación de la muerte influye en la forma en que vivimos y es por eso que señala Montaigne que “Mientras no aceptes la idea de tu propia muerte no puedes aceptar la vida tal cuál es. Si amas la vida o si dices amar la vida, y no aceptas la muerte, no amas la vida tal cuál es, porque la vida incluye la muerte” (2)

Esto quiere decir no sólo que aceptemos el hecho “obvio” que algún día moriremos sino también que ese día es “incierto” y puede llegar en cualquier momento. Lo mismo se aplica a las personas que queremos y que muchas veces consideramos “eternas”. Su existencia física, al igual que la nuestra es “frágil y transitoria”.

¿Esto reduce el dolor por la pérdida física de quien amamos?

“Ni un milímetro”, diría yo. Sin embargo es un primer paso para “aceptar” valientemente lo que no podemos modificar y empezar a vivir con lo que tenemos. De eso se trata el “duelo”.

Sólo en ese momento podemos “procesar el dolor” y empezar a recordar todo lo bueno que vivimos junto al que se fue. Seguramente esa persona si nos quiso de verdad sería la menos interesada en que nos quedemos todavía hoy …”congelados” en la pena y no avancemos.

No demos por descontado nada, no demos por seguro nada. La vida es un “regalo¨ y aunque lo olvidemos fácilmente creyéndonos que tenemos derecho a todo… el tiempo se encargará de “poner las cosas en su lugar”.

Yo propongo “aceptar” el regalo de la existencia aunque no sea perfecto y celebrar estas fiestas con lo que hay. Se que si mi madre viviera lo haría sin tantos razonamientos.

Feliz Navidad a todos!!

Gustavo Abel Marino Aguirre

1.-Roxana Kreimer, “El sentido de la vida”, edit. Longseller.

2.- Citado por André Comte-Sponville, “La Feliz desesperanza”, pág. 60, edit. Paidós.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s