Nuestra mente,la verdad y las seguridades que buscamos.

“…¡la duda es tan esencial para descubrir, para comprender realmente! Pero, ¿Cómo puede uno dudar cuando sabe tanto, cuando la armadura que lo protege es tan deslumbrante, cuando todas las grietas se sellan desde dentro?… Cuando predominan las sensaciones, la comodidad se vuelve imprescindible, no sólo para el cuerpo sino también para la psique; y la comodidad, en especial la de la mente, es corrosiva y conduce a la ilusión. Somos las cosas que poseemos, somos aquello a lo que estamos apegados; y en el apego no hay nobleza. El apego al conocimiento no es diferente a cualquier otra adicción gratificante. El apego es dejarse absorber por algo, da igual si es en el nivel más bajo o en el más elevado. El apego es un auto engaño, una manera de escapar a la oquedad del “yo”. Las cosas a las que estamos apegados-la propiedad, las personas,las ideas- adquieren una importancia desmedida, porque sin todas esas cosas que llenan su vacío, el “yo” no es nada. El miedo a “no ser” conduce a la posesión; el miedo engendra un mundo ilusorio esclavo de las conclusiones. Las conclusiones, materiales o ideológicas, impiden el desarrollo de la inteligencia, impiden la libertad, único lugar en que la realidad puede manifestarse…” (Jiddu Krishnamurti, “Comentarios sobre el vivir”, Editorial Kairós, Barcelona, pág.167)

Es habitual que defendamos a “capa y espada” nuestras propias ideas sobre las cosas y hasta nos jactamos de esa actitud que  nos hace sentir que tenemos un criterio propio que nos distingue de los demás ¿es esto un signo de madurez o una actitud soberbia?

Salvo los casos en que defendemos una posición basada en un interés particular (legítimo o no), si nuestra intención es la real búsqueda de la verdad esa forma de actuar es, cuanto menos “poco inteligente”. ¿De que nos sirve tener una idea si no estamos abiertos a la posibilidad de ser cambiada por una mejor?

Las palabras de Krishnamurti nos aclaran el porque muchas veces nos enojamos y peleamos por tener la razón. Terminamos confundiendo nuestras propias opiniones con  nuestro “yo”. Evidentemente no sólo nos “apegamos” a las personas y propiedades sino también a “nuestras ideas”.

¿por qué lo hacemos? Nos dice: porque buscamos “seguridad” , porque tenemos “miedo”.

Una vez que nos sentimos a gusto en esa realidad fabricada por nuestra mente, dejamos de buscar honestamente la verdad y pasamos a defenderla. “Ya está, “me cierra”, “esto es así y no hay vueltas”… ya podemos “descansar”, hemos “madurado” y construido nuestro ser.

Es mucho más fácil vivir en ese mundo que puede ser “moldeado” a nuestro antojo. Es el mundo de las “conclusiones categóricas”; es como una “realidad virtual” en la que reducimos los “riesgos” y los “peligros”.  La ilusión nos protege. Ya no tenemos miedo.

¿importa realmente llegar a la verdad? ¿y si no nos gusta? ¿no es mejor vivir de ilusiones pero felices?

La opción siempre está. Lo importante es darse cuenta que la actitud más valiente no es la del que cree que tiene la verdad sino la del que aún sabiendo que puede no llegar a encontrarla nunca, sigue buscando.

Anuncios

4 pensamientos en “Nuestra mente,la verdad y las seguridades que buscamos.

  1. Jiddu Krishnamurti y ¿Cuál es tu reacción?.

    Cuando observas a esas pobres mujeres que llevan una pesada carga al mercado, o miras cómo los niños de la aldea juegan en el barro sin tener casi ninguna otra cosa con que jugar, esos niños que no recibirán la educación que ustedes reciben, que no tienen una casa digna donde vivir, ni limpieza, ni ropa suficiente, ni comida adecuada, cuando observas todo eso, ¿cuál es tu reacción? Es muy importante que descubras por ti mismo cuál es tu reacción. Te diré cuál fue la mía.

    Esos niños carecen de un lugar apropiado donde dormir; el padre y la madre están ocupados durante todo el día, sin tener nunca un periodo de vacaciones; los niños no conocen jamás lo que es ser amados, cuidados; los padres nunca se sientan con ellos y les cuentan historias acerca de la belleza de la Tierra y de los cielos. Y ¿qué clase de sociedad es la que han producido estas circunstancias? Una sociedad en la que hay personas inmensamente ricas que tienen todo lo que anhelan en la Tierra, y donde al mismo tiempo hay chicos y chicas que no tienen nada. ¿Qué clase de sociedad es ésta y cómo se ha originado? Ustedes podrán hacer revoluciones, romper el patrón de esta sociedad, pero en la ruptura misma de ese patrón ha nacido uno nuevo, que es otra vez la misma cosa en una forma distinta: los comisarios políticos con sus casas especiales en el campo, los privilegios, los uniformes, y así sucesivamente. Esto ha ocurrido después de todas las revoluciones, la francesa, la rusa, la china. Y ¿es posible crear una sociedad en la que no existan toda esta corrupción y esta desdicha? Podrá crearse sólo cuando tú y yo, como individuos, rompamos con lo colectivo, cuando estemos libres de ambición y sepamos qué significa amar. Ésa fue, en un destello, toda mi reacción.

    http://seaunaluzparaustedmismo.blogspot.com/

  2. Coincido plenamente en que:”Las cosas a las que estamos apegados-la propiedad, las personas,las ideas- adquieren una importancia desmedida, porque sin todas esas cosas que llenan su vac … Leer másío, el “yo” no es nada. El miedo a “no ser” conduce a la posesión..”
    Es muy dificil despojarnos de aqello qe poseemos o bien, creemos poseer en todos los planos…
    Eso como bien decis, nos aleja de las “seguridades” desnudándonos frente a nuestros propios ojos y pasamos a ser “nosotros”, y ya no nuestras pertenencias materiales, nuestros logros profesionales, nuestras relaciones, nuestras ideas…
    Sin embargo aun cuando aqella tarea sea dificil, vale la pena emprenderla y encontrarnos…porqe todas esas cosas/personas/relaciones qe” poseemos” mañana pueden no estar… y ademas porque la busqeda interior (a traves de la respiracion, la meditacion, la terapia, la religion etc..) y el encuentro con aquello qe somos, con nuestra propia individualidad se siente maravillosamente bien!!!

    • Es cierto… aunque en este artículo en particular me refiero al apego al “conocimiento”, a las “ideas”, a tener una determinada “ideología”… una vez que la alcanzamos, nos sentimos cómodos y tratamos de refutar al que piensa diferente, sin ponernos fríamente a pensar si lo que el otro nos dice puede ser cierto o no… Un buen día… por ejemplo, nos definimos como alguien de “izquierda”, de “derecha” o de “centro”… y ya está… después la lectura de la realidad la efectuaremos con esos “lentes” que nos pusimos… y “desecharemos” todo lo que no se ajuste a nuestra visión, a “priori”, sin analizarlo demasiado. No critico al que se considera de izquierda o derecha, sino a la actitud que tiene de “no apertura” a lo “distinto”, a lo “desconocido”, como si fuera de River o Boca y no hubiera ninguna posibilidad de “matices” en las ideas. En el momento que nos quedamos con que “tenemos la razón” sin dudar más de nada, no nos damos cuenta que perdemos la libertad (de pensar)

      • Seguramente una de las grandes cuestiones, tiene que ver con la inseguridad del hombre. La inseguridad básica de pasar hambre o frío; en última instancia de morir. Probablemente en ese camino, busquemos seguridades, en las cosas, en las ideas y muchas veces en las personas. Seguramente nada de eso sirve.
        Nuestra sociedad es tan adolescente, que mantiene muchísimas expectativas en las ideas y principalmente en las personas. Tal vez, por eso fracasemos constantemente.
        Liberarnos de todo esto, seguramente nos completaría. Ahora bien… hay que tener mucho coraje para vivir en medio de las aguas sin ver el faro. ¡Gracias!, muy buena la nota.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s