Unos minutos de silencio mental

Un día en que mi mente se silenció por un ratito pude observar:
Que me voy a morir sí o sí.
Que “hoy” estoy viviendo, que “hoy” existo, que “hoy” soy y que hay millones de almas que hoy ya no están, que no tienen la posibilidad de hacer lo que hago, que ya tuvieron su oportunidad,
Que mis problemas no son “nada” para el universo, ni una mísera gota en el océano.
Que si lo que busco es ser feliz voy a ser un infeliz. La felicidad no se busca, es cómo el aire, se respira en el momento.
Que no puedo sentirme siempre bien. Si así fuera no sabría ni la diferencia entre estar bien o mal. Solo conociendo la tristeza disfruto la alegría. Si extraño a mi madre y mi abuelo es porque los disfruté. Dos caras de una misma moneda.
Que es mejor aceptar que se hace lo que se puede con lo que se tiene porque cada uno es fruto de sus genes y experiencias.
Que la mejor manera de aprender a vivir es mirar a los chicos.
Que el “ruido” en el que vivo me hará olvidar todo esto en cualquier momento, hasta el próximo silencio.

Gus Marino Aguirre

Anuncios